Híbridos, El futuro ya está aquí

En la actualidad la gran mayoría de fabricantes de automóviles, mientras continúan comercializando vehículos por combustibles fósiles, están desarrollando sus evoluciones tecnológicas en diversas alternativas.

La investigación de nuevas tecnologías en la actualidad, son referentes a la utilización de biocombustibles, vehículos CNG (gas natural comprimido), vehículos híbridos enchufable, vehículos híbridos, vehículos eléctricos, vehículos downsinzing y vehículos impulsados por celda de hidrógeno (F.C.H.V.).

Se denominan vehículos híbridos a los automóviles que para su propulsión utilizan la combinación de dos motores, uno por energía eléctrica y otro por combustión interna.

motor_hibrido[1]

En la actualidad podemos encontrar en el mercado diferentes tipos de vehículos híbridos, entre ellos están:

El vehículo híbrido en serie,  es propulsado por un motor eléctrico, mientras que el motor térmico se encuentra acoplado a un generador eléctrico que produce la energía que demanden las baterías, que a su vez alimentan al motor eléctrico.

Coche HíbridoEl vehículo híbrido en paralelo, es propulsado de forma conjunta o individual (según requiera la situación) por los motores térmico y eléctrico.

El motor térmico puede propulsar el vehículo a la vez que carga las baterías, el motor eléctrico asume también la función de generador para cargar las baterías en retenciones y frenadas además del sistema START‐STOP.

En resumen, este sistema hace funcionar al motor eléctrico en momentos puntuales, como ayuda al motor térmico.

Cohes Híbridos

EL vehículo híbrido combinado (Paralelo‐Serie), este sistema combina las posibilidades del sistema serie y paralelo, con el objetivo de conseguir el máximo rendimiento del vehículo híbrido, es también llamado híbrido puro y es exclusivo (por patente) del fabricante Toyota y sus marcas asociadas.

Una de las características que más llama la atención cuando conducimos un vehículo híbrido, es el silencio por  la falta de vibraciones y ruido del motor, pero lo realmente interesante, es que están diseñados para conseguir una máxima eficiencia de consumos, esto se consigue  en gran parte  por  la utilización de cajas de cambio automáticas.

La razón es muy simple: la caja de cambios automática funciona mucho más rápido de lo que puede engranar marchas el piloto más experimentado, pero lo más importante es que siempre lo va a hacer en el punto óptimo de régimen del motor, de forma que el par motor transmitido a las ruedas motrices sea el máximo posible. Como la eficiencia de consumo y de emisiones es uno de los pilares de los coches híbridos, es lógico que todos los sistemas asociados a estos coches sean a su vez óptimos. Con un cambio manual podemos tardar entre décimas de segundo y un par de segundos con cada nuevo cambio, por no hablar de que no lo haremos exactamente a las mismas revoluciones, tan solo nos aproximaremos.

Todos los consumos cuentan: desde ese consumo extra con el que penalizamos cuando estiramos demasiado una marcha, hasta esas décimas de segundo en las que desaprovechamos el freno motor a la vez que frenamos.

Así que esta es la razón fundamental de que los coches híbridos sean automáticos: optimizar la eficiencia de consumos y aprovechar al máximo el par motor para sacarle el máximo partido al coche. Y además, aumentar el confort en orden de marcha.

Shopping Basket