Mejorando el consumo y la eficiencia de las cajas de cambios automáticas

zf_8hpDesde finales de los 70 la industria de la automoción ha ido incorporando la creciente preocupación por la mejora en los consumos y la lógica reducción de la emisión de gases nocivos de los vehículos.

De hecho, en 1978 se estableció en Estados Unidos la primera norma que regulaba y limitaba los niveles de consumo de los vehículos turismos que se comercializaban. Y progresivamente se han ido endureciendo dichas normas con el objetivo de que los motores y los vehículos sean más eficientes y reduzcan los consumos, y por lógica, la contaminación que producen.

En el año 2011, los fabricantes de automóviles abrieron nuevos caminos en la búsqueda de la eficiencia de los consumos, desarrollando sistemas electrónicos eficientes que han ido evolucionando los diseños hasta las sofisticadas centralitas que controlan la inyección del combustible y el cambio automático.

No obstante, el mejor rendimiento en el consumo de combustible, gracias a la incorporación de las complejas centralitas actuales, no fue suficiente para los fabricantes; así que se han seguido nuevas líneas de investigación teniendo en cuenta el efecto del aumento en el número de velocidades de los cambios automáticos.

Un poco de historia

Si miramos atrás en los años 70, era común tener un vehículo con transmisión automática de tres velocidades, y en los años 80 se aumentó a cuatro velocidades.
Entrando en el siglo XXI, los fabricantes comenzaron a instalar en los vehículos el cambio automático de 5 y 6 velocidades, apostando por el diseño de nuevas cajas automáticas y centralitas que mejoran el ahorro de combustible y ofrecen al conductor mayor eficiencia en la conducción.

Mantener los estándares de calidad y eficiencia ha sido una premisa que permanece vigente hoy en día; para ello, los fabricantes siguen apostando por la innovación y superarse a sí mismos, fabricando cambios automáticos con 7, 8, 9 y hasta 10 velocidades, que ya están en el mercado invadiendo las carreteras.

g-tronic-transmision

Es habitual que se unan varios fabricantes para llevar a cabo las costosas investigaciones en I+D+i, como en el caso de Ford y GM, que han desarrollado de manera conjunta una caja de cambios automática de 10 velocidades. Aunque una vez desarrollada la tecnología, cada fabricante construye su propio cambio automático en su factoría de manera independiente.

En cuanto a los desarrollos más destacables, podemos mencionar:

logo-mercedeslogo-gmZF

Mercedes con el modelo 7G-TRONIC que alcanzó un ratio de mejora de la eficiencia del 85%. Aunque en el 2016 ha sido reemplazada por el cambio automático 9G-TRONIC, que mejora en un 7% más la eficiencia del modelo anterior y se montó por primera vez en el Mercedes E350 Bluetec.

ZF apostó por la caja de cambios automática ZF6HP, y actualmente la está sustituyendo por la ZF8HP de 8 velocidades (montada en coches como el BMW 760Li, Serie 5 y GT, Audi A8, Bentley o Roll Royce Ghost) que supone una mejora del 11% frente a la anterior de 6.

General Motors lanzó en el 2015 el cambio automático de
8 velocidades denominado 8L80 o 8L90.

 

Y después de todo esto…¿qué será lo siguiente?

La respuesta viene de la mano de  GM y Ford, los cuales ya han desarrollado una caja de cambios automática de 10 velocidades (montada en el F150 Raptor) y ya están trabajando en en el desarrollo de una caja de cambios automática de
11 velocidades
.

La constante evolución y la contundente apuesta por el I+D+i en las cajas de cambios automáticas de los fabricantes de coches, no deja duda: El cambio automático es una de las mejores innovaciones en la industria del motor y ha ayudado al conductor a tener un mayor confort en la conducción sin renunciar a lo último en el mercado.

Shopping Basket